lunes, 17 de junio de 2013

Mosca disfrazada de abeja


Taxonomía

Clase: Insecta.
Subclase: Pterygota.
Orden: Diptera.
Familia: Syrphidae.

Eristalis tenax es una especie de díptero braquícero de la familia Syrphidae nativa de Europa, aunque también ha llegado a Norteamérica donde ahora se encuentra bien establecida. Tiene el tamaño y apariencia de una abeja melífera gracias a sus abundantes pelos amarillentos, y así se la llama en inglés: drone fly (mosca zángano). Esta imitación (mimetismo) posiblemente les confiere un grado de protección contra predadores, que temen la picadura de las abejas, aunque E. tenax es totalmente inofensiva ya que carece de aguijón.

Tiene ojos peludos (pilosos) y antenas diminutas.

En cuanto a las alas, presenta la venación características de los sírfidos (o moscas de las flores), siendo su distintivo más característico el pliegue o falsa vena que atraviesa longitudinalmente la parte media del ala.

Una característica de su vuelo, común a muchos sírfidos, es la capacidad que tiene para quedar suspendido en el aire antes de orientar su vuelo hacia una determinada flor.


El ciclo biológico, que se inicia en verano, está constituido por un estadio larvario de unos dieciocho días de duración y el pupal posterior, que se prolonga durante unos diez días.

Las larvas viven habitualmente en alcantarillas, desagües o aguas negras, es decir, zonas muy contaminadas con estiércol líquido o semi líquido donde alimentarse de las numerosas bacterias. Reciben el nombre de "cola de rata" (del inglés rat-tailed maggot) debido a la larga y estilizada prolongación que presentan aquellas, semejante a la cola de este roedor y que utilizan para respirar.

Una vez alcanzado el estado pupal abandonan estos hábitats para refugiarse bajo las piedras o la tierra seca. La pupa es de 10 a 12 mm; gris parduzca, ovalada.

En estado adulto, la mosca frecuenta los espacios floridos. 

Los hábitos alimenticios de este díptero lo convierten en un excelente polinizador.

En general, se las considera inofensivas. Sin embargo, se han identificado infecciones gastrointestinales en humanos provocadas por la ingestión de alimentos contaminados con larvas o huevos que se corrigen con tratamientos purgantes y algún antibiótico. La más frecuente es la miasis intestinal producida al ser tragadas las larvas accidentalmente con el agua en la cual viven.

Fuente: Wikipedia.