jueves, 6 de mayo de 2010

El extraño mistero de los círculos de hielo

El diario canadiense National Post informa que a mediados de diciembre Brook Tyler, de 49 años, se topó con un círculo de hielo de dos metros de diámetro flotando sobre las aguas de un arroyo en Mississauga (Ontario, EE.UU.). Tyler tomó una fotografía del extraño círculo y la publicó en Flickr, en donde ya fue vista por más de 170.000 personas. Algunos incrédulos acusaron al fotógrafo de fraguar un engaño gracias al Photoshop, denuncia que Tyler negó rotundamente. Para disipar cualquier duda, poco después apareció en Youtube un vídeo del mismo círculo de hielo, girando sobre las calmas aguas del arroyo:



Un mes más tarde, se observó un círculo de hielo similar en el condado de Devon (Inglaterra), según lo publicado por el periódico londinense Daily Mail. En aquella oportunidad, Roy Jefferies paseaba con su perro por la orilla del río Devon cuando divisó un círculo de hielo flotante de tres metros de diámetro. Jefferies estaba tan sorprendido con su descubrimiento que se puso en contacto de inmediato con su amigo Graham Blissett, un gran entusiasta de este tipo de fenómenos. Entrevistado luego por la prensa, Blissett declaró que esos discos eran “muy, muy raros” y que jamás había escuchado que apareciesen en Inglaterra anteriormente.

Además de fotografiarlo profusamente, los dos amigos comprobaron que el círculo daba un giro completo de 360 grados cada cuatro minutos y diez segundos. Según Blissett, se han observado discos de diferentes diámetros en otras partes del mundo; por ejemplo, en Suecia se hallaron discos de hielo de más de 600 metros de diámetro.

El interés por el curioso fenómeno permitió detectar muy pronto círculos similares en numerosos lugares. El que vemos aquí abajo, rodeado de un gran número de círculos más pequeños, fue encontrado en Rusia.

El proceso de formación de estos círculos todavía no ha podido ser aclarado del todo. Lo primero que se descartó fue la posibilidad de que hayan sido producidos por algunos bromistas, ya que la capa de hielo que los compone es muy delgada y quebradiza como para ser manipulada de alguna manera. Muchos se apresuraron a atribuirlos al fenómeno OVNI, mientras que otros han intentado encontrar una causa racional para su aparición.

La teoría más aceptada hasta el momento establece que los círculos se forman debido a condiciones excepcionales de la corriente de los ríos durante el congelamiento. Si el hielo de la superficie del río se acumula en mayor grado en el centro que en las orillas, bajo una corriente constante y sumamente débil, ésta lo hace girar creando un remolino que por acción de la fuerza centrífuga produce finalmente un círculo perfecto de hielo.

Sin embargo, muchos no están convencidos con esta explicación -que todavía no se ha demostrado de forma práctica- y prefieren transitar por caminos más tortuosos que vinculan a este curioso fenómeno con extrañas luces en el cielo, misteriosas investigaciones ultrasecretas y hasta la presencia de seres extraterrestres avistados en las cercanías de dichos círculos...


Fuente: Taringa.net