miércoles, 6 de enero de 2010

Piedras de decenas de kilos se mueven sin explicación aparente


Uno de los lugares más sorprendentes de Estados Unidos es el Valle de la Muerte. Se encuentra en California y se trata de un lago seco. El valle se encuentra dentro del Parque Nacional que lleva el mismo nombre y que cuenta con una superficie de más de 13.500 kilómetros cuadrados.

La zona tiene unas temperaturas muy elevadas ya que es totalmente desértica y rica en minerales. El valle está rodeado por grandes elevaciones montañosas lo que hace su vista más espectacular. Estas cordilleras son las causantes de que las nubes no descarguen agua en el valle. En 1984 el Valle de la Muerte fue considerado reserva de la biosfera y, unos años más tarde, se le dio la categoría de Parque Nacional, convirtiéndolo así en la mayor zona continental protegida de los Estados Unidos.

En este lago seco que forma el Valle de la Muerte se produce un fenómeno casi paranormal y es que grandes rocas se desplazan por la superficie dejando grandes surcos sin que nadie lo aprecie. Durante décadas, los científicos han teorizado explicaciones plausibles sobre esta anomalía, donde una piedra de varios kilos de peso es capaz de desplazarse varios cientos de metros “por si sola”. Muchos creen que este movimiento se debe al fuerte viento, pero eso no explica que piedras de diferente tamaño y peso se muevan a un ritmo paralelo y en diferentes direcciones. Además, los cálculos físicos tampoco apoyan esta teoría, ya que para que algunas piedras se muevan se necesitarían vientos de velocidades superiores a cientos de kilómetros por hora. El viento puede mover piedras pequeñas pero... ¿cómo mueve algunas de varias decenas de kilos?


Más información: Death Valley National Park (en inglés).
                            Visita virtual (en inglés).

4 comentarios:

Nuva dijo...

Todo movimiento necesita energía, si es mineral y no hay energía aparente puede ser magnetismo.

María_azahar dijo...

Yo también me decanto por el magnetismo que comenta Nuva, aunque es cierto que no deja de ser intrigante y cuanto menos fascinante este fenómeno. No lo conocía, así que una vez más he aprendido otro de los maravillosos Secretos del Bosque.

1000 besos.

MIGUEL ANGEL dijo...

YO tampoco lo conocía asi que me quedo con esta noticia que nos desvela secretos del bosque. Un saludo.

Duende del Sur dijo...

En efecto Nuva, aunque desconozco cuál es realmente la fuerza motora que impulsa el movimiento de estas rocas, yo también apostaría por el magnetismo.

Me alegro que esta entrada haya servido para conocer un poco más los fenómenos extraños de la naturaleza como éste que nos ocupa.

¡Un saludo a tod@s y gracias por vuestros comentarios!